30 de septiembre de 2012

0805- LOS INSACIABLES DEL MAS... Y MAS.

Quiero reírme, por no llorar.
Tal vez los ciegos catalanes, en lugar de cuatro, sean cuatro mil o cuarenta mil pero no muchos más. Que una cosa son las pretensiones de un puñado de haraganes desarrapados que solo buscan alcanzar el poder, impensable a nivel nacional, y otra muy distinta es la realidad de Cataluña, tan precaria o más que en el resto de España. Pero, ¿donde va Vicente...? Que nadie se ponga nervioso por las amenazas de cuatro locos y de un cuerdo, al que se le han subido los vítores a la cabeza, cual si de la más potente droga se tratara. España, Europa y el mundo están tranquilos porque saben que Cataluña, si se suelta de la paternal mano de España no mejorará su camino, como los ambiciosos desarrapados prometen. ¡Vaya burla esto de la política y de la diplomacia, porque parece que si, pero es que no. Un lenguaje que la gente mediocre no conocemos, ni sabemos como funciona, pero funciona.


Sin no me ves bien haz clic sobre la viñeta.
Discriminada como está la lengua española (castellana) en Cataluña, resulta ser que es la más hablada con diferencia en ese territorio y, lo quieran o no, es lengua oficial. En cuanto a la historia, ahí donde la ven, Cataluña nunca fue independiente y aunque tuvo reyes, fueron de Francia primero y de Aragón después, pero por si sola nunca fue reino. No hay más. Por si eso no fuera suficiente, hay que recordarles (solo a esos cuatro) que, de momento, no existe normativa europea ninguna que regule la segregación de una región del estado al que pertenece. Por lo tanto, en el caso de independizarse, automáticamente quedaría fuera de la Unión Europea. En el plano económico, Cataluña acaba de pedir a España un rescate de 5.025 millones de euros y un adelanto de 120 millones para poder hacer frente a las nóminas de la administración puesto que no tiene liquidez alguna. Por si todo esto no es bastante para dejar clara su dependencia, cabe señalar que hasta ahora ya había recibido 5.100 millones de euros, como adelanto a las trasferencias del estado. 


Pero añadiremos más: el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria ha logrado mantener a flote a la entidad Catalunya Caixa con una aportación de 4.500 millones de euros y 7.900 millones más al Banc de Sabadell como ayuda para superar las pérdidas provocadas por la burbuja inmobiliaria. Por si no es suficiente seguiremos...
Incapaz de sostenerse por sí sola, la Seguridad Social de Cataluña ha recibido del estado 2.000 millones más para poder salir de los números rojos en los que se encontraba. A pesar de tales problemas de liquidez el gobierno catalán, liderado por Artur Mas (que es el menos de cuantos presidents ha tenido Cataluña) mantiene el pancatalanismo, las embajadas y seis canales de televisión autonómica, mientras recorta los sueldos a los funcionarios y les quita la paga de Navidad, al mismo tiempo que elimina gastos en sanidad y educación. ¿Es eso lo que quieren los catalanes?.


Las empresas catalanas como el gas, las autopistas o las obras públicas, no basan su éxito en la facturación catalana, sino que tienen su proyección internacional gracias a los servicios prestados (y facturados) al resto de España. El 57% de la facturación de las empresas catalanas lo es a territorio nacional, mientras que su saldo con respecto a su balanza comercial con países extranjeros en negativa. En el pasado ejercicio 2.011 Cataluña facturó 22.684 millones de euros más de los que compró al resto de España mientras que, por el contrario, compró 15.325 millones más de los que vendió al resto del mundo. ¿Quieren más datos?. Pues ahí van...
Debido a la catastrófica gestión de sus dirigentes políticos y administrativos y a la acumulación de vencimientos, los bonos patrióticos catalanes a diez años tienen una prima de riesgo de 600 puntos respecto a España y de 1.100 puntos respecto a Alemania.

Si no me lees bien, haz clic.
Con ese panorana, España no se ríe de sus pretensiones independentistas porque tiene más cordura. Por muy democrático que sea el puesto que ocupan, ese puñado de elementos que dirigen actualmente Cataluña, no merecen sin duda estar sentados en los mullidos sillones que ocupan. Parece mentira que una de las autonomías más trabajadoras y abnegadas de España, tenga que soportar a tales sanguijuelas que solo miran por su interés mediático y personal, dejando en la cuneta a la sanidad, a la educación y a las ayudas sociales cuyos logros tan difíciles han sido de conseguir. Pero a esta gente no les importa la cobertura social de ninguna índole, si para ello han de recortarse elementos propagandísticos que les mantengan en el poder. Para ellos lo primero son ellos mismos y la proyección internacional, las necesidades de la gente es un tema secundario.

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario