3 de septiembre de 2012

0784- REPÚBLICA DE GEORGIA.

Desaparecida la Unión Soviética, de la que formaba parte, Georgia es actualmente una República independiente que, situada al este del mar Negro, hace de frontera entre Europa y Asia. Linda al norte con Rusia,  al sur con Turquía y Armenia, al sureste con Azerbaiyán y al oeste con el mar Negro. La superficie de su territorio son 69.500 Km2. y una población de 4,7 millones de habitantes, de los cuales cerca de 1,5 millones viven en Tiflis, su capital. La ciudad está situada a orillas del río Kurá. También conocida como Kartli, fue fundada en el siglo V por Vakhtang Gorgasili, rey de la Iberia Caucásica, aunque en aquel momento ya había una fortaleza del siglo IV construida por Varaz-Bakur que estaba habitada por persas que la habían conquistado unos años antes de la llegada de Vakhtang I a la zona. Antiguamente y debido a su situación estratégica, formaba parte de la Ruta de la seda y era punto neutral de encuentro y reunión entre imperios rivales que tenían alguna divergencia que negociar.


Tiflis, capital de Georgia.
Dentro del territorio de Georgia o anexo al mismo se encontraba en la antigüedad el Reino de los Íberos, lugar que muchos historiadores consideran cuna de los mismos Íberos que posteriormente se desplazaron a la península ibérica viajando por las proximidades del Mediterráneo, estableciéndose primeramente y durante un periodo en el sur de Francia. No ha podido demostrarse si ambos pueblos eran los mismos, pero tampoco lo contrario, quedando como una duda en la historia de los primeros pobladores de nuestras tierras hispanas. 
En los primeros tiempos del Imperio romano la región de Georgia estaba dividida en dos partes: la occidental llamada Cólquida y donde los griegos tenían establecidas varias colonias y otra oriental llamada Iberia. Durante los siete siglos de dominio romano convirtieron Cólquida en una provincia romana, mientras que Iberia fue reducida a vasallaje. De una u otra forma ambas regiones se gobernaban desde la Constantinopla romana o desde la propia Roma. Esta influencia propició que ambas regiones fueran las primeras de la zona en las que se implantó el cristianismo.


Mitsketa, antigua capital de Georgia.
A partir del siglo II d.C. Persia y el Imperio Romano Oriental se disputaron varias veces el territorio de Georgia, motivo por el cual éste se desintegró de tal forma que los árabes no tuvieron problema alguno en conquistarlo en el siglo VII, al menos en parte. En el siglo XI algunas regiones rebeldes fueron liberadas y se unieron al reino de Georgia que llegó a extenderse en el XII a buena parte de la actual Turquía. Posteriormente, ya en el siglo XIII, el territorio fue dominado por los mongoles aunque algunos gobernadores locales lucharon por su independencia con tal ímpetu que dos siglos más tarde (XV) el territorio quedó totalmente desintegrado, lo que aprovecharon los países colindantes (persas y otomanos) para recuperar con creces los territorios perdidos en los siglos anteriores. Georgia quedaba dividida en dos mitades que dominaban persas al este y otomanos al oeste.


Catedral de Sameba
A finales del siglo XVIII el antiguo reino oriental pidió a Rusia la suscripción de un Tratado que les protegiera de sus vecinos pero, siete años después, fueron igualmente invadidos por los persas. El 22 de Diciembre de 1.800 el zar Pablo I de Rusia firmo con el rey georgiano Jorge XII la incorporación de Georgia Oriental al Imperio ruso. Aunque la proclamación no contentó a todos los georgianos pronto se demostraría efectiva puesto que en la década siguiente Persia  pretendió recuperarla pero el ejército ruso lo impidió. El último rey georgiano de la Dinastía Bragátida, Salomón II, murió en el exilio en el año 1.815. Como consecuencia de las numerosas guerras rusas, habidas en el siglo XIX contra turcos y persas, algunos territorios ganados en esas disputas fueron anexados a Georgia doblando sobradamente la superficie inicial. Esos territorios de origen griego, entre los que se halla Abjasia y Osetia del Norte actualmente independizadados, incrementaron el territorio histórico georgiano gracias a sus lazos de unión con Rusia. 


El ejército rojo ocupa Tiflis. (1921)
Declarada República Democrática en 1.918 fue incapaz de resistir la presión del Ejército Rojo y en 1.921 quedó convertida en una República Soviética. Durante la II Guerra Mundial 700.000 georgianos lucharon como soldados soviéticos contra los nazis, muriendo la mitad de ellos en el frente oriental. Tras la contienda Georgia tuvo un breve periodo de poder sobre sus territorios, que en 1.957 volvieron a control soviético. En las décadas siguientes Georgia reactivo sus ideas independentistas. El 9 de Abril de 1.991 y tras el colapso de la Unión Soviética,  Georgia declaró su Independencia pero un golpe de estado y una guerra civil de tres años de duración dieron al traste con todo aquello. Abjasia y Osetia del Sur se vieron en disputa con los separatistas y siguió una depuración étnica que causó más de 10.000 muertos mientras el resto tuvo que abandonar sus hogares y refugiarse en Rusia. Desde entonces las guerras contra Abjasia, Osetia del Sur y la propia Rusia asolaron continuamente el país. Finalmente en 2.008 Georgia fue derrotada y Rusia reconoció oficialmente la independencia de Abjasia y Osetia del Sur, algo que ambos países ya declararon unilateralmente en 1.995.


Valle georgiano en los montes caucásicos.
Georgia es un país pequeño, encajonado entre la cordillera caucásica y por consiguiente muy pobre en infraestructuras de transporte. Muchos pueblos de montaña quedan totalmente aislados durante semanas y meses en el duro invierno, donde la nieve supera fácilmente los dos metros de altura. El clima y las temperaturas varían mucho con la altura y latitud. Las tierras bajas del este disfrutan de veranos cálidos, mientras que las del oeste son más frescas y húmedas, con precipitaciones que oscilan entre los 1000 y 4000 mm. 


De todas formas, tanto en la parte oriental como en la occidental, a partir de los 2.000 metros de altura el frío se hace presente incluso en verano, no siendo nada raro que haya fuertes heladas en los meses de Julio y Agosto. Visto lo visto en esta foto de Georgia, realizada por satélite, creo que el autor se quedará en España...

EL ÚLTIMO CONDILL


No hay comentarios:

Publicar un comentario