23 de mayo de 2012

0689- ISRAEL Y LA ESTRELLA DE DAVID.

Emblema del pueblo judío desde la Edad Media, la Estrella de David o Sello de Salomón, es uno de los símbolos religiosos del Judaísmo al igual que lo es también la Menorá, candelabro ritual de siete brazos.  Sin embargo, lejos de lo que pudiera parecer, la Estrella de David como símbolo identificativo del pueblo judío se adoptó en tiempos relativamente recientes de la Edad Media. Concretamente su uso se inició en la Praga medieval, cuando esta ciudad se convirtió en uno de los guetos judíos más antiguos de Europa. Mercaderes judíos se instalaron en la parte baja del Castillo de Praga, el año 965 y posteriormente al sur de la Ciudad Vieja. Unos siglos después se consideró la necesidad de apartarles de los cristianos tanto en vida como después de la muerte, por lo que se les señalaron barrios y zonas donde habitar de forma exclusiva y se fomentó la construcción de un Cementerio judío. La lápida más antigua data del año 1.439 y su inscripción nos dice que allí yace Avigdor Karo. 

A partir de ese momento, el Cementerio de Josefov fue el único autorizado para enterrar a los judíos en Praga. Aunque el cementerio fue creciendo con los años no se amplió suficientemente. El espacio se hizo a todas luces  insuficiente y eran muy frecuentes los enterramientos superpuestos hasta el punto de haber 10 difuntos en un mismo lugar. Prueba de ello es que el cementerio apenas contiene unas 12.000 lápidas cuando hay recogidos más de 100.000 enterramientos. Aún sin tener lazo alguno que les vincule con los hijos de Israel, muchos visitantes actuales de la capital checa consideran la visita al Cementerio Judío de Praga algo ineludible.

En la II Guerra Mundial y durante seis largos años (1939-1945) los ejércitos de Hitler ocuparon Praga y persiguieron al pueblo judío. 
En principio la gente judía fue capturada y enviada a Campos de Concentración pero posteriormente fueron exterminados en sus famosas cámaras de gas, cuando no simplemente fusilados y enterrados en fosas comunes gigantescas. En 1.945 la aviación y ejército estadounidense confundieron esta ciudad con Dresde y la bombardearon sin piedad causando la cólera de los checos. Días más tarde los rusos liberaron la ciudad y en represalia los checos mataron a un buen número de alemanes.

Todos los judíos estaban obligados a identificarse con un retal cosido en sus prendas de abrigo a modo de Estrella de David. No llevar la oportuna identificación autorizaba a los guardias a dispararles allí mismo. Se dice que, a groso modo, seis millones de judíos fueron asesinados por los alemanes en esos años. La afirmación, aún cuando la cifra fuera válida, no sería del todo exacta. La mayor parte de los judíos que fallecieron lo hicieron en Campos de Concentración y efectivamente a cargo de los nazis alemanes, pero hubieron otros muchos que perdieron la vida en guetos insalubres y faltos de todo alimento, otros huyendo a través de los bosques, otros muchos dentro de los mismos vagones que los transportaban a esos campos de exterminio, otros simplemente fusilados en el recodo de cualquier camino... 

La leyenda cuenta que el rey Salomón llevaba un anillo con esta estrella de seis puntas aunque, aparte de esa cita, no hay referencias anteriores de que este símbolo tenga nada que ver con el pueblo judío. La estrella de David, trasciende lo religioso y puede decirse que, al igual que la cruz, es un símbolo universal. 
Esta estrella ya la incluían en su simbología los Sumerios y los Egipcios, hacia el III milenio antes de Jesucristo.

Refiriéndose a este símbolo Moisés, en una de sus pláticas a los hebreos, les dijo:
- Quién sepa mirar la estrella apreciará la grandeza de Diós y del hombre.
Sus doce aristas dicen representar a las doce tribus de Israel. El triángulo representa la sabiduría, la divinidad y lo femenino, mientras que el invertido significa lo masculino y la supremacía de Dios sobre el hombre. Los seis triángulos resultantes de la superposición de ambos triángulos significan la absoluta armonía entre lo divino y lo humano, entre la mujer y el hombre, entre el cielo y la tierra, entre lo positivo y lo negativo. Es el equilibrio, sin parangón. 
Desde el 28 de Octubre de 1.948 forma parte de la bandera de Israel, tras su constitución como país, aunque su diseño lo llevó a cabo el Movimiento Sionista de 1.891. 
¿Se le puede pedir más a un símbolo incierto...?

EL ÚLTIMO CONDILL