26 de abril de 2012

0664- NUESTRO GOZO, EN UN POZO.

En un pozo, si. 
Algunos dirán, cogiendo aire en sus pulmones y levantando los brazos al cielo, que ellos ya lo advirtieron en su momento pero también sabemos todos que ellos no lo decían por intuición propia, sino por consignas políticas de las que se hacían eco a cambio de un sueldo y alguna que otra prebenda. 
Los periódicos de hoy informan que el Aeropuerto de Castellón está a la venta. ¿Alguien se sorprende?. Tal como está la situación actual, cualquier cosa puede acontecer en nuestra provincia, en España, en Europa y en el mundo. ¡Y desde luego nada bueno!. ¿Hasta cuando?. Lamentablemente nadie lo sabe. Lo que desgraciadamente si se sabe es que esta clase de cosas siempre se han solucionado a las malas, algunas veces con guerras incluidas. Solo cabe pues esperar que, en esta ocasión y gracias a la modernidad, no haga falta tanto.

Yo lo dije siempre y lo repito ahora:
Prefiero un aeropuerto mediocre cerca de mi pueblo que la T4 en Madrid. Gracias a ese aeropuerto del que muchos se burlan y que nadie sabe cuando se pondrá en marcha, a escasos metros de Cabanes pasa una autovía que ni el más optimista de los cabanenses soñó poder ver algún día. Lo mismo habría ocurrido con la carretera Cabanes-Oropesa paralizada por gente que vive de la política y ajena a Cabanes y a sus intereses. Si esta mierda de crisis, solamente provocada por los bancos y por los políticos que los apoyan (por tratarse de los mismos perros con distintos collares) no se hubiera producido, la costa cabanense estaría urbanizada y en pleno rendimiento, como lo está la mayor parte del litoral español, facilitando trabajo y riqueza para nuestros hijos y nietos. ¿Es que hay gente tan inconsciente, como para alegrarse de la desgracia que nos acucia?. Pues lo siento de veras, por ellos y por todos nosotros. No es mi costumbre alegrarme del mal de nadie y más necedad me parece hacerlo si también a mí me afecta.

Independiente de que manden unos u otros y como no se arregle esta situación, pronto se acabará el estado del bienestar, las subvenciones a los parados, las becas a estudiantes, las medicinas a los enfermos y los apoyos a los inmigrantes. No importará que mande el PP, el PSOE, EU o los Nacionalistas. Ni unos ni otros tienen fábrica de hacer dinero. Los que ya tenemos una edad hemos conocido incluso el que los viejos no tuvieran paga ninguna y tenían que ser sus propios hijos quienes les mantuvieran. ¡Así estaban ellos de felices!. Estamos cansados de oír, no hace mucho tiempo, que aquellos atrasos no volverían jamás. Más de cuatro ya no lo tienen tan claro y se dan cuenta de que cualquier cosa puede suceder. Décadas después de tiempos de oscuridades, las miserias son simples líneas escritas en un libro de Historia pero, ¡no para aquellos que las padecieron...! De todas formas, por lo que se ve, tan mal todavía no estamos. Hoy mismo, hacia las 11 de la mañana, mi mujer ha ido a comprar a la plaza de nuestro pueblo y las terrazas de los bares estaban a rebosar, no encontrándose ninguna silla vacía. Lo que ya no me gusta tanto es que resulta que ¡el 90% de esos clientes no eran de Cabanes...! ¿Será posible que (los de aquí) estemos trabajando para que vayan de bar en bar los de allá...?

En fin, volvamos al tema del aeropuerto porque el de los que viven sin trabajar aún me gusta menos. En tiempo de crisis aguda y de recortes de todo tipo, parece ser que la Generalitat Valenciana empieza a cansarse de afrontar los pagos que continuamente está demandando una infraestructura que nadie sabe como y cuando se pondrá en marcha. Más aún a sabiendas de que en este momento, de abrirse, no sería en absoluto rentable. Cuesta aceptar esta realidad, pero así están las cosas. ¿Es la solución adecuada poner a la venta (a mitad de precio) un aeropuerto sin estrenar, para que sean manos privadas quienes se beneficien de esta infraestructura seguramente rentable dentro de unos años?. En fin, dicen que vale más perder, que hacerlo doblemente. Aún así a muchos nos duele que sean justamente estas circunstancias adversas las que obliguen a abandonar lo que con tanto dinero y esfuerzo se ha realizado. Al final siempre son los mismos quienes se benefician de los problemas de los demás. Repito que no sé el por qué nos extrañamos, si siempre ha sido así... Cuando hay una desgracia siempre es el rico quien se aprovecha y, justamente por eso, muchas veces es él mismo quien la provoca.

¿Despegaremos alguna vez desde Vilanova?. Parece ser que la Generalitat Valenciana pretendía soltar lastre dando participación privada a medias pero el Gobierno central no está para dar apoyos económicos y la Comunidad no puede afrontar sola los problemas y mucho menos el gasto que ello supone. El "cisma" abierto con Aerocas tampoco ayuda a facilitar operación alguna al respecto. A pesar de estar cerrado, los gastos mensuales de la instalación son muchos y el sol no sale por parte alguna. Solo vender, mejor si se encontrara comprador que pagara el valor real de la obra, permitiría respirar a nuestros políticos y dar descanso a las arcas que entre todos soportamos. Lo que todos sabemos es que mientras la provincia no se desarrolle turísticamente el aeropuerto carece de interés, para sus dueños actuales y para los posibles compradores. La solución, desgraciadamente, está en el precio de venta... 
Ya me lo decía mi padre, que apenas sabía estampar malamente su firma y no conocía otra operación matemática más que la suma. (Afortunadamente para mí, no fue la resta). Él siempre decía:
"Compra cuan te venguen y ven cuan te compren"...(?) ¡Más claro, agua...!

EL ÚLTIMO CONDILL