4 de abril de 2012

0646- NAVEGANDO POR LA RED.


Navegando por la red encontré la "perla" que hay al final de esta entrada, que ha sido escrita por una vecina de Cabanes y que no tiene desperdicio. Por cierto, ante la lluvia de críticas la página ha sido eliminada pero, si alguien quiere verla, Google la mantiene en "caché".
Estamos en un país democrático y cada cual es muy libre de expresar su opinión por lo que, en base a ese derecho, también yo voy a dar la mía. Sin embargo para entender mejor el comentario sería conveniente que, antes de leerlo, prestaran atención al escrito que lo provoca.

La aldea que tanto vilipendia la autora del escrito en cuestión, tiene tres torres en su escudo por ser tres los municipios que aglutina y tres también las ruinas de castillos (Albalat, Miravet y Zufera) que hay en su término municipal, amén del famoso Arco Romano. Será pues algo más que una simple aldea, digo yo que no tengo estudios...
En las pasadas elecciones, esta aldea recibió la candidatura de gobierno de esta persona que tanto denosta a nuestro pueblo. Representaba al BLOC y solo obtuvo 11 votos lo cual indica que, con toda probabilidad, tan solo se votaron entre sí los que iban en candidatura. Ignoro si su marido estaba en la lista porque, de no ser así, ni siquiera él les votó. (Blanco y en botella...)
Fuera como fuere, si tanto desprecia a esta comunidad, difícil es saber qué hace aquí y por qué quería gobernarla. Debe ser desagradable vivir en un pueblo al que tanto se odia, pero nadie la llamó para que viniera y dudo mucho que nadie la despida si algún día se marcha. Con estas actitudes no es fácil hacer amigos... Por cierto, la que le regalaba los higos albardados ha sido informada por sus familiares del desaire y dudamos mucho que repita los obsequios, sin duda inmerecidos.
Sobre el clima que se disfruta en este pueblo, sin llevar a cabo estudio alguno, se ha constatado que efectivamente en invierno hace frío y en verano calor, como en el suyo. En cuanto a las fiestas que aquí se celebran...
Eso de que todo lo que se vende en la "Fira de Sant Andreu" está reseco o es inútil, que se lo cuente a los comerciantes que engrandecen con su presencia una feria que cuenta con más de 500 años de historia; porque la gente de este pueblo no cree que "la susodicha" tenga tanta desfachatez como para llamarnos imbéciles a todos los que, en un acto de solidaridad, nos acercamos a comprar alguna cosa a los feriantes que con tanto sacrificio llegan cada año a nuestra localidad, aunque llueva o haga frío. Por cierto que los vecinos de los pueblos de la comarca, los de los rollos con anises, también deben ser imbéciles puesto que vienen cada año a nuestra feria.

Respecto de la visita que hacemos los cabanenses a nuestra ermita a recoger monigotes de una capilla... ¡Ahí te has pasado tres pueblos, querida!.
El 90% de los habitantes de Cabanes (seguramente me quedo corto) no son creyentes, pero no pueden permitir que una forastera descarada como tú, que nadie sabe de donde ha venido (ni queremos saberlo) se meta con la historia y las tradiciones de nuestro pueblo y menos aún con la patrona de la localidad a la que, creamos o no en las cosas de la Iglesia, todos respetamos.

Son muchos los que piensan que la autora de tanto despropósito haría bién en irse a vivir a esos pueblos vecinos, donde la gente es tan acogedora y donde le ofrecen esos rollitos de anises que tanto le gustan. Y si no quiere volver, que no se preocupe, que aquí nadie la echará en falta... En cuanto a la boina con la que identifica a las gentes de Cabanes, que se la ponga ella y los paletos que la aplauden. Yo, desde luego, no voy a perder un solo minuto más en hacerle publicidad a una amargada de tan nefastas opiniones. Si es que está depresiva, en la farmacia venden tranquilizantes...

EL ÚLTIMO CONDILL



Y ahora, a continuación, la "perla" vista en Internet...
---
http://hel-leniko.blogspot.com.es/2012/03/este-jueves-un-relato-las-fiestas-de-mi.html

Este jueves un relato: "Las fiestas de mi pueblo..."

Esta vez acabo pronto...
Trece años en esta aldea y sigo ignorando, orgullosamente por cierto, qué fiestas se celebran por aquí, sólo las intuyo. Vivo en un extremo del pueblo, así que no me llega ni la esencia de los toros ni la serenata de las noctívagas verbenas de chinchín punpún. Por los años que tengo sé que entre noviembre y diciembre ponen tractores y puestos con trompetillas de plástico, bufandas del barça, zapatillas, planteles, embutidos, pan… todo reseco o inútil, hace frío y es carísimo. Ahí fui una vez y listo. Por enero tocan animales y hogueras, aquí no sé qué hacen porque nunca he salido de casa para verlo. Cacas de caballo sí que dejan alguna vez cerca de la puerta de casa. Este año hemos ido a un pueblo de al lado por los peques, porque sus gentes son más acogedoras y los rollitos de pan con anises que ofrecen, junto con el moscatel de primera calidad, ya es más que nada. Sé que toca fiesta porque la vecina nos regala un plato con higos albardados, cuatro.
Por febrero, antes salían los niños de la escuela disfrazados y hacían un pasacalle. Este año ni eso han hecho.
Por mayo suben todos andando a la montaña, vestidos de tiros largos, encorbatados y entaconadas, hasta una ermita, a coger dos monigotes de una capilla, dos “santas” que comparten espacio, y las bajan al pueblo. Pasados unos días las devuelven a su lugar y fin de la fiesta. Esto dura una semana, pero no tengo ni idea de qué celebran ni si hay movimientos festeros.
En agosto son fiestas de siempre en cualquier parte. Pero no me preguntéis qué se celebra aparte del calor. El verano pasado fue el primero que vi unos minutos los toros, imagináis por qué… porque los peques nunca habían visto un animal tan grande. Además de insulsas, estas fiestas son molestas porque hay dos días en que, a las siete de la mañana, la banda del pueblo dirigida por un panocho, pasea por las calles dando la murga ¡¡¡¡13 AÑOS CON LA MISMA MELODÍA!!!!! Ya se la sabrán… digo yo.

Ya está. S'acabó. Estas son las fiestas de mi pueblo.


---