21 de marzo de 2012

0637- EL CARIBE BRITÁNICO.

Se trata de un archipiélago, situado en el Canal de Drake, al este de Puerto Rico y compuesto por unas 50 islas en total.
La denominación de este territorio británico de ultramar es el de Islas Vírgenes Británicas. De estas 50 islas solo 15 están habitadas. Las cuatro más importantes son: Tórtola, Virgen Gorda, Anegada y Jost Van Dyke.
En total ocupan una superficie de 153 Km2 y suman unos 25.000 habitantes, de los cuales el 83% son negros, el 7% blancos, el 6% mestizos, el 3% indios autóctonos y el 1% restante de otras razas. Su capital es Road Town, en la que vive casi la mitad de la población total. La moneda es el Dólar estadounidense.

Hasta el siglo XV sus habitantes fueron los indígenas Arawak que en esas fechas fueron desplazados por los Caribes, una tribu sudamericana que se extendió por las Antillas. En el segundo viaje de Colón a las Américas (1.493) las islas fueron avistadas pero no fue hasta el siglo XVI cuando el Imperio español adquiere las islas al solo objeto de explotar las minas de cobre de la isla Virgen Gorda. Un siglo después, agotados ya los yacimientos y ante los contínuos enfrentamientos con los Caribes, los españoles abandonan las islas. En 1.648 los holandeses establecen un asentamiento en la isla Tórtola. En 1.672 llegan los británicos y se apoderan de las islas, expulsando definitivamente a la población holandesa en 1.680. En los dos siglos posteriores las islas cambiaron frecuente de dueño puesto que británicos, españoles, franceses, holandeses y daneses se disputaron el archipiélago. Hoy allí se habla ingles, pero el primer idioma que llegó de Europa a todo el continente americano fue el español. ¡Que gobernantes tendría España, para que no quedara ni una sola piedra de todo aquel imperio...!

A finales del siglo XVII el archipiélago quedó repartido entre Inglaterra y Dinamarca. En 1.917 Estados Unidos compra a los daneses su parte -Saint John, Saint Thomas y Saint Croix- por 17 millones de dólares, por lo que el resto de las islas quedan denominadas Islas Vírgenes Británicas. En 1.960 obtuvieron el estatus de colonia separada y en 1.967 obtuvieron su autonomía. Desde entonces, las islas se han convertido en una de las áreas más ricas del Caribe al dedicarse en exclusiva al turismo y al sector financiero. De todas formas el Poder Ejecutivo sigue siendo del Reino Unido, al igual que su Defensa y Asunto Exteriores. Gracias a sus privilegiadas condiciones fiscales, en menos de una década se han registrado en el territorio más de 250.000 empresas.

Allí nadie trabaja la tierra. Su economía está estrechamente ligada al resto del archipiélago en poder de los Estados Unidos, motivo por el cual desde 1.959 y por simple cuestión de intereses, la moneda oficial es el Dólar americano. ¡El turismo paradisiaco, le llaman!.
Algo deben tener estas islas cuando las mayores fortunas del mundo tienen propiedades en ellas. Serán sus aguas, o sus condiciones fiscales. Un poquito de todo, pero más de esto último. Dicen que Richard Branson tiene su propia isla y los Rockefeller tienen allí propiedades, sin contar que la banca española fleta con ese destino sus más lujosos barcos. Lo que más gusta a los navegantes adinerados es fondear seguros y esto está garantizado en estas islas donde por un módico importe tienes tu propia boya y donde el dinero -en cantidad- siempre es bien recibido, venga de donde venga...

También las calas privadas de estas islas paradisiacas están a disposición del navegante porque todos los que por allí navegan son más o menos iguales. Eso hace que encuentren sorpresas agradables y diferentes en cada jornada de su estancia en las islas.
Quien escribe es viejo y sin posibles, aunque tiene la fortuna de vivir junto al Mediterráneo.
Claro que, leyendo el párrafo anterior, uno se da cuenta que no es nada y que lo de estas islas caribeñas deben ser otra cosa bien diferente. Sin duda alguna, ser joven y adinerado en las Islas Vírgenes, debe ser algo así como estar en el Paraíso... ¿O no es así?

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario