1 de enero de 2012

0572- COMIENZA 2012, ¡QUE NOS SEA LEVE!

Tres son las actitudes que más me repugnan:
La holgazanería, el abuso de poder y la hipocresía, las tres abundantes en los tiempos que corren hasta el punto de rezumar por los poros del ser humano y muy especialmente en los de quienes están metidos en políticas. Lo digo en plural porque, en este cochino mundo en el que vivimos, siempre que se habla de política se mira a los políticos (pobrecitos) cuando, en realidad, políticas las hay de muchos colores y a todos los niveles. No solo los políticos viven de las políticas, sino que de éstas -como en las patatas- hay diferentes variedades, con un denominador común que es trabajar lo menos posible, ganar el máximo que se pueda y medrar hasta los más altos niveles, a fin de convertir las actitudes dictatoriales en monarquias hereditarias y perpetuarse en el tiempo y en el espacio a través de quienes les suceden. ¡Que cómodos deben ser los sillones, cuando tanto apego suscitan entre sus opositores!.

Y dicen, bonachones ellos, que lo hacen en nombre del buen hacer, de la solidaridad, del bien común. ¡Y una leche!. Lo hacen para su propio beneficio y el de los suyos. ¡Y los demás, que se jodan...!
A la golfería de los "listos", que creen que los demás somos tontos, ya nos estamos acostumbrando. ¡La carne es débil y el cerebro más!. Aunque la madera sea dura, a fuerza de tanto machacar el clavo termina por entrar, pero que se dejen de monsergas y de tanta hipocresía que -de momento, todo se andará- ni estamos imbéciles ni nos falta la memoria. Que más de cuatro estamos hasta el moño de pasar por ladrones sin serlo, mientras otros llenan sus bolsillos y se escrituran tus fincas, aprovechando un error catastral y falta de documentación adecuada por tu parte, sin que nadie diga ni pío ni puedas hacer nada al respecto.

¡Que tranquilos deben "vivir" los muertos...! Allí, en el cementerio, con los pies calentitos junto a la lápida del afortunado que le ha tocado nicho mirando al sur del mediodía. ¡Qué paz, qué tranquilidad ignorar que los sinvergüenzas no solo no han desaparecido, sino que se multiplican como los conejos a salvo de la mixomatosis...! Parece mentira que, no formando parte del clan, aún tengamos miedo a la muerte cuando ésta tiene que ser a buen seguro una bendición.
Por cierto, ya que me han dicho que en Cabanes tenemos un partido -Units pel poble- que representa a todos los desfavorecidos de la justicia, aprovecho para rogarles intercedan por el barrio Tinença de Miravet en el tema del alumbrado público ya que -a pesar de pagar nuestros impuestos- estamos discriminados. Y me explico...

En los 250 metros que tiene la manzana central de la plaza Tinença de Miravet, solo hay instaladas 4 farolas, dos de ellas averiadas durante semanas sin que se atienda su arreglo a pesar de los múltiples avisos. Pero el problema no es la avería sin atender; lo grave son las farolas que faltan pues repito que faltan un mínimo de 2 farolas, aunque eso será cuando nos atraquen a punta de navaja por la calle, porque en las casas ya lo han hecho. En el número 106 de la calle Delegado Valera y adyacentes estamos en penumbra y sin apenas poder meter de noche las llaves en las cerraduras por falta de luz y lo mismo sucede en el número 12 de Tinença de Miravet, cuando frente a la Villa Estrella hay una farola en un poste de madera que no es necesaria en absoluto. Mientras esto sucede, en los impares del final de la calle Delegado Valera -con 100 metros lineales de apestosas perreras de ladridos incesantes- hay 4 farolas encendidas y en la calle Mocoró, solo hasta la riera del ravaxol y con 80 metros de fachada hay ¡cuatro farolas!.
A quien ha realizado la distribución lumínica de Cabanes los vecinos no vamos a felicitarle pero, a quienes la han permitido, ¡MENOS TODAVÍA!

Y ahora despediremos la entrada... ¡Hablando del Gobierno del estado y de la Oposición!.
Rubalcaba, ya lo ven por la tele, vagando como alma en pena... intentando -medrar más ya no puede- al menos mantenerse en lo más alto de la cúspide de la inutilidad social y política, pasando por encima de la Chacón (eso quisiera él...). Nada descubro si digo que el personaje de tonto no tiene un solo pelo, ya que no es el bien de los demás el que a él le preocupa, sino el propio. Acaban nuevamente los mimitos con la Chacón y empieza la lucha por el poder dentro del partido. Que no me digan que entre los políticos hay lealtad, compañerismo y miras hacia el bien común del partido y de sus afiliados. ¡Ni en el PSOE ni en ningún otro!. La política es, para los políticos, la sublimación del "yo" y por consiguiente (que decía mil veces al día Felipe Gonzalez) el "tu" o los "demás" importan lo mismo que el pito de un sereno.

En cuanto a los recortes, eran válidos cuando los hacía el PSOE. Ahora que los hace el PP, viene la depresión, el caos y el crugir de dientes. Todo eso llegará sin duda, pero no por imposiciones del PP, sino porque el desgobierno que hemos sufrido estos últimos años a cargo la permisividad de los gobiernos con respecto a los Bancos, han llevado a nuestro país y a otros muchos a un caos económico, que solo medidas extremadamente duras podrán corregir. Sin embargo los adeptos al PSOE que no se preocupen ya que, una vez se consiga que las aguas vuelvan a su cauce y la economía quede saneada, sabiendo cual es el comportamiento de los españoles podemos afirmar con toda rotundidad que los destrozaeconomías volverán al gobierno y a dejarnos en bancarrota.

La diferencia entre los que mandan y los que mandaban es que los primeros saben más pero, ¿lo harán mejor? ¡Ah! La respuesta a su tiempo ya que, en política, la picaresca también juega un papel importante y a eso pocos le ganan al PSOE.
En cuanto al por qué de los comportamientos del español medio, se intuye al inicio de esta entrada. La holgazanería y la picardía, heredada de todos los pueblos que históricamente han invadido España desde tiempo inmemorial y de los cuales descendemos, está bien arraigada en nuestros genes. Aquí siempre vino lo mejor de cada casa... De España siempre emigran los más trabajadores y los mejor preparados, sin embargo de fuera solo nos llega la basura más putrefacta. ¿Se han preguntado el por qué?. Yo naturalmente no lo sé, pero digo con rotundidad que no somos culpables de ser como somos y por lo tanto, si hay cielo allí estaremos todos. Como buenos herederos de nuestros ancestros, es de obligado cumplimiento que nos guste poco el trabajo y vivir la vida lo mejor posible.
Pan vino y sexo. El trabajo... ¡Para mañana!

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario