13 de noviembre de 2011

0542- A RIO REVUELTO...

Las cosas no están bien, eso está claro, pero el descontrol de nuestro gobierno y de Europa tampoco ayuda a que las cosas vayan arreglándose, aunque sea poco a poco. Hay demasiadas cosas que no se pueden permitir y, hasta ahora, del caos se aprovechan todos aquellos que están agazapados viendo qué es lo que se puede sacar de este momento de locura general. Cuando no hay pastor hay dos problemas a cual peor. El primero es que las ovejas se descarrían y el segundo que el vecino te las puede robar.
Gracias a la permisividad de nuestros gobernantes, China usa y abusa en una descontrolada invasión de sus productos que está hundiendo la industria mundial y por supuesto la nuestra. Para colmo de males Marruecos, haciéndose el despistado que es la forma de actuar de este país a todos los niveles, duplica la exportación permitida de tomate a Europa y rompe el mercado impidiendo que nuestras hortalizas puedan venderse. Y un largo etcétera, que nos hunde cada día más en el fango sin que nadie diga en ningún momento esta boca es mía.

¿Que mierda de políticos son esta gentuza que nos está gobernando?. No es de extrañar que la gente joven y válida, que tiene toda su vida por delante, se marchen a otros países para no regresar jamás. ¡Esto no lo aguanta ni Dios!. Solo los holgazanes, acomodados a una vida de miseria para la que no es necesario trabajar, aguantan con humor y tranquilidad esta situación
de mierda. ¿Es ese el futuro que
quieren para sus hijos?. Por lo visto les da igual...
Aquí pasamos de todo y de todos. Siempre se nos ha visto el plumero (España es diferente) pero las cosas han llegado a un punto en que la cosa ya se pasa de castaño oscuro. La Ley franquista de "vagos y maleantes" tendría mucho que hacer en este momento de total desinterés por la vida presente y futura. Nadie quiere trabajar, pero todos se lanzan a la calle con facilidad, esperando que sean otros quienes resuelvan sus problemas.

No ha sido nunca así, ni lo será jamás. Es de sentido común que cada cual tiene que arreglar su casa porque, aunque no te des cuenta, al arreglar tu casa arreglas también la del vecino y juntos hacemos país. No hay otra. Los políticos no pueden hacer absolutamente nada sin nuestra colaboración y aunque solo piensen en sí mismos, también ellos son necesarios. Tan necesarios que deberíamos olvidar muchas de las etiquetas que tenemos metidas en nuestras cabezas y hacer en cada momento lo que sea mejor para nuestra casa, que al final resulta ser la de todos.

A la hora de votar, debería importarnos bien poco que el candidato se llame Antonio o Juan y que represente al PP, al PSOE o a Perico el de los palotes. Si cada cual votara con verdadera conciencia del interés propio y del general, muchas de las cosas que nos pasan no pasarían. Un claro ejemplo es la cantidad de políticos y gobernantes que descaradamente pasan del pueblo, en un único afán de protagonismo y lucro personal. ¿Por qué no empezamos a olvidarnos de siglas de partidos y de nombres de candidatos y nos sentamos a pensar quien puede hacerlo mejor?.

Para empezar, ni el estado ni las autonomías deberían gastar por encima de sus posibilidades. Por supuesto, tampoco las diputaciones ni los ayuntamientos. Son esos "polvos" los que no han llevado a estos "lodos". Cada cual, a su nivel, tiene que ser responsable de las consecuencias a las que le ha llevado su mala gestión. Quienes han gastado más de la cuenta y ahora se han visto colapsados e incluso embargados, pagan su falta de previsión, algunas veces perdiendo no solo su dinero, sino incluso su propia casa.
¿Por qué a niveles bancarios y políticos no pagan los responsables las consecuencias de su mala gestión?. Muy al contrario, el hundimiento bancario ha sido rescatado por los políticos, con el dinero de todos. ¿Es eso justo?. Pues bien, ¡así nos va!. Mientras miles de familias pierden su casa, con el dinero de esas misma familias los políticos engordan más si cabe a los bancos facilitándoles el dinero y las casas embargadas. La gente piensa con cierta lógica que si esto lo hacen los gobiernos llamados de izquierdas, ¿que no hará la derecha?. Pero, ¿es que alguien cree que hay algún gobernante de izquierdas?.

Quizás nos equivoquemos y sean justamente los que no se esconden al decir que son de derechas los que, por mejor valorar lo que cuesta de ahorrar el dinero, mejor gestionen la forma de gastarlo y ahorrarlo. Los ricos no lo son por ganar más, que también, sino por gastar menos y mejor. Especialmente en los pueblos pequeños, donde todos nos conocemos, hagamos una lista mental de las diez familias más ricas de la localidad y pensemos cual es su vida. ¿Cuantas veces les vemos comiendo en un restaurante o comprando en las grandes superficies?. Pocas, ¿verdad?. Ahora miren quienes son los que llenan las terrazas de los bares. Pues bien, estos últimos son los que nos han estado gobernando últimamente, manejando el dinero de nuestros impuestos a voluntad...

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario