3 de noviembre de 2011

0534- AEROPUERTOS RUINOSOS.

Aeropuerto de Ciudad Real.
En primer lugar quiero que sepan, los que no lo saben, que aeropuertos ruinosos no hay ninguno. Ruinosos los hacen los políticos sinvergüenzas que arrimando el ascua a su sardina crean y recrean para comérselo todo ellos. Lástima que el mundo no sea un huevo que, sin duda alguna, se lo comerían entero y el resto nos moriríamos de hambre.Todos sabemos que en estos años de ficticia abundancia se han construido multitud de cosas, no todas necesarias y menos aún imprescindibles. Pero si quienes abrieron el grifo indiscriminadamente no lo hubieran cerrado de sopetón, a más o menos gas todas funcionarían y habría pan para todos.

Aeropuerto de Castellón.
No es cierto que se hayan construido aeropuertos ruinosos, como el de Ciudad Real, ni es cierto tampoco que el aeropuerto de Castellón esté cerrado por falta de clientes... 
Ruinosos y cerrados están por los políticos que, como lobos hambrientos, luchan con uñas y dientes para que todo vaya a su caja favoreciendo el más cruento centralismo. 
Ciudad Real construyó su aeropuerto porque Madrid no daba abasto y su proximidad con la capital le hacía perfectamente válido. Lo mismo ocurrió con el aeropuerto de Gerona y el de Reus, que complementaban al de Barcelona, que tampoco podía absorber toda la demanda de pasajes.
Pero, ¿qué les importa Reus a los políticos de Barcelona...?


Aeropuerto de Madrid - T4
¡Venga obras faraónicas...! Nadie nos cuenta que Madrid y Barcelona ampliaron (sin necesidad) sus aeropuertos y ahora, en época de vacas flacas y, para poder subsistir, asfixian a los aeropuertos satélites en una acción vergonzosa. Eso no quiere decir que los pequeños aeropuertos limítrofes no sean válidos ni rentables pero lo importante es que el poderoso se salve. Los demás que revienten; una mierda más de la política cuya realidad no se predica. Si los pequeños hay que cerrarlos, se cierran, pero que nadie pueda decir que la nueva terminal de Barcelona o la T4 de Madrid se construyeron sin ser necesarias. Las capitales catalanas, si quieren volar, tendrán que ir al aeropuerto de Barcelona, de la misma manera que los de Ciudad Real y otras provincias cercanas habrán de hacerlo a Madrid.

Aeropuerto de Barcelona. Nueva Terminal.
Los pequeños, ¡que se mueran!. Eso ni es justo ni es política de izquierdas. ¿Por qué es pues la izquierda la que más ha criticado la construcción de infraestructuras satélites que tantos sueldos proporcionaban al tiempo que descentralizaban los servicios?. Lo siento, pero no lo comprendo...
En este país de pandereta (España es diferente) cada puta por su lado y a mangar quien más pueda. No me dirán ustedes que un aeropuerto como el de Ciudad Real, con siete provincias limítrofes con la suya, no es rentable. Pues no, no lo es porque los políticos lo han colapsado de la misma manera que los de Gerona y Reus (Tarragona) están siendo abandonados por diversas compañías aéreas cuando, hasta hace bien poco, tenían gran movimiento, especialmente el de Tarragona. Por eso todos quieren mandar, para hacer lo que les da la gana y, de paso, ahogar al enemigo.

Aeropuerto de Castellón.
Ahora, como no, hablemos del aeropuerto de Castellón, ese del que todos se ríen porque no tiene aviones. Ese que el PSOE y otros partidos bastante más izquierdistas que el anterior, critican por estar inaugurado y sin estrenar.
Infraestructura mínima, como pueden ver en la foto, en una zona costera de primer orden y con todas las perspectivas que tenía esta provincia cuatro años atrás... Por lo tanto, ¿qué problema tenía su construcción?.



En el resto de España seguramente no lo saben, pero aquí si sabemos perfectamente que nuestro aeropuerto, de momento, está "políticamente cerrado" puesto que el Gobierno actual del PSOE todavía no ha dado los permisos necesarios para poder abrirlo. El ministro de Fomento, José Blanco, si quiere algún voto castellonense debería estar calladito y ser más servicial. Sin embargo, no hace tanto tiempo dijo que... "El aeropuerto de Castellón será la reserva donde acudirán las gaviotas tras la debacle electoral del PP en los próximos comicios". Todo se verá a su debido tiempo, bocazas, todo a su debido tiempo.

Aunque no soy de volar, como buen castellonense estoy contento de tener el aeropuerto cerca de mi pueblo. Las instalaciones son pequeñas, pero modernamente realizadas. Si (los políticos) hacen las cosas bien seguro que tendrá movimiento, al menos en temporada media y alta. Fuera de temporada, si se le hace una buena unión con la capital castellonense, también. Una vez más, como siempre, los políticos tendrán la última palabra. Cuando se proyectó el aeropuerto de Castellón (en tiempos boyantes para todo y para todos) la zona costera de Castellón era un hervidero de demanda de segundas residencias que, desde todos los puntos de España, pedían su apartamento en las diferentes urbanizaciones en marcha. Desde Vinaroz, hasta Benicarló, Peñíscola, Alcocéber, Torrenostra, Torre de la sal, Marina d'Or, Oropesa, Benicásim y demás zonas costeras del sur provincial, eran (repito) un hervidero sin precedentes. La costa mediterránea, ¡ahí es nada...!

Se sumaba a ello el proyecto del parque Mundo Ilusión y Marina d'Or Golf, con varios campos de 18 hoyos y 16 millones de m2 en los que construir un macro-complejo vacacional para más de 200.000 almas. Si todo eso se ha ido a pique, no será por culpa de quienes proyectaron el aeropuerto de Castellón. Ahora, cuando la burbuja ha reventado y todo se ha ido al carajo, es muy fácil hablar. Si el estallido no se hubiera producido o se hubiera retrasado diez años más, la costa castellonense sería un paraíso envidiable del que presumirían hasta los más escépticos, al tiempo que nuestro aeropuerto estaría abierto y con miras a una inmediata ampliación. Los familiares de algunos críticos impenitentes de los proyectos, que incluso llegaron a encadenarse a las máquinas que iban a construir una buena carretera que uniría el interior con la costa, bien que invirtieron su dinero en esa zona cuyas obras de acceso y adecuación tanto criticaban...



Yo no creo que el aeropuerto de Ciudad Real estuviera mal planificado, como tampoco creo que lo estuviera el de Castellón. Torres más altas han caído en un terremoto del que los verdaderos culpables viven lejos, muy lejos. De todas formas, si el Gobierno de España hubiera sido válido, de la primera división hubiéramos bajado a segunda, pero no a la tercera regional que es donde estamos ahora, por culpa de los energúmenos que han manejado las riendas. Y eso que Blanco (miren la foto) no se chupa el dedo... ¡Seguro que en su casa no hay problema alguno!. Ojo, que yo no tengo nada en su contra, ni digo que no hayan puesto todo su interés. Seguramente (no lo sé) tanto D'Artagnan como los tres mosqueteros de la foto, tenían buenas intenciones... Se trata simplemente de que, los pobrecitos, no saben más y ¡qué le vamos a hacer!. De ser un zoquete, nadie es culpable.

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario