25 de octubre de 2011

0524- ESPAÑA PIENSA QUE ES PRONTO.


Ayer, a tan solo 24 horas del anuncio de abandono de las armas por parte de ETA, el presidente del PNV Iñigo Urkullu se entrevista con el lehendakari Patxi López para pedirle su apoyo en la derogación de partidos, el acercamiento de los presos etarras y un posible adelanto electoral que facilite la entrada de los partidos proetarras en las instituciones. Sabiendo que la decisión final está en Madrid, Urkullu ya ha pedido cita con el presidente Zapatero para que se realicen las reformas pertinentes.

Los españoles estamos hasta el moño de las actuaciones descerebradas del actual presidente del gobierno y solo esperamos y deseamos que no destroce más el país con otra de sus actuaciones chapuceras que, al final, hemos de pagar entre todos. Por favor, ya está bien.
La mayor parte de los españoles considera que, a pesar de las ganas que todos tenemos en pasar página sobre el terrorismo de ETA, la forma en la que el gobierno actual está llevando a cabo este asunto no es la más justa ni la más adecuada.

Por lo visto la inteligencia ciudadana y la de los políticos que nos representan no va, ni mucho menos, pareja. A alguien le falta cordura, no sabemos a quien será... En todo caso, las decisiones precipitadas nunca son buenas. Tranquilidad y tiempo al tiempo.
La mayor parte de los españoles considera que es pronto para llevar a cabo reforma alguna al respecto del anuncio etarra, es más: ninguna reforma cabe mientras ETA no anuncie su disolución, proceda al desarme total y pida perdón a los familiares de los 857 muertos y miles de lisiados que ha ocasionado en sus 52 años de actuación terrorista.



Lamentablemente en la foto no se aprecia cambio alguno en las formas.
Aunque con una nueva estrategia, los brazos en alto dicen claramente que la lucha sigue. Sin embargo, solo por el camino de la paz cabría una posible negociación. En tiempos democráticos y dentro de la Ley, solo el diálogo y las mayorías tienen cabida. Para eso están las urnas...

España entera considera que antes de claudicar ante petición etarra de ningún tipo, debe pasar un tiempo prudencial que indique claramente la posible fiabilidad del anuncio realizado. Hasta que finalice ese plazo, se trata simplemente de aplicar la legislación vigente. En el caso de que el cese sea definitivo y la banda terrorista se disuelva y entregue su arsenal abandonando definitivamente la lucha armada, es cuando habrá que estudiar la posible derogación de las medidas especiales antiterroristas aplicadas en su día, pero no antes.

Diferentes leyes orgánicas regulan en este momento la:
-Política de dispersión carcelaria,
-Clasificación automática de primer grado para terrorismo,
-Cumplimiento íntegro de las condenas y -Modificación de la Ley de Partidos.
Ninguna de estas medidas especiales tendrá razón de ser, cuando la banda terrorista haya dejado de existir pero, de momento, este no es el caso... Ellos saben perfectamente cuales son las exigencias para volver al estatus de igualdad con el resto de ciudadanos. Cuando ellos sean iguales a los demás, es decir, cuando vayan por el mismo camino del diálogo que usamos los demás, será cuando gozen de los mismos privilegios; previo pago de las deudas contraídas, claro está. Hasta entonces, tanto para ellos como para los demás, solo cabe esperar el final de una dramática situación que solo ellos han provocado...

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario