24 de octubre de 2011

0523- CURIOSIDADES DE PRIMERA.

PARA JUZGAR, NO TENGAS PRISA.A principios de la década de los años 60, cuando todo era más barato que ahora pero nadie podía comprarlo, un niño de Cabanes entró en el Bar de Xulla para ver la televisión con otros niños que allí se citaban para ello. Los niños hacían poca consumición y no eran del agrado de la dueña, pero sus padres también iban a su bar y había que aguantar.
Antes de que pudiera acomodarse en la silla frente al televisor, la tía Nieves acudió a ver lo que el niño quería tomar.
- ¿Cuanto vale un helado de corte? -preguntó el niño.
- Una peseta -respondió la dueña del bar.
El muchacho sacó un pequeño monedero y hurgó entre la calderilla.
- ¿Y un polo de naranja? -preguntó el niño.
La tía Nieves, de por sí nerviosa, ya estaba impacientándose.
- Ochenta céntimos -respondió secamente.
El muchacho hurgó nuevamente en el monedero, repasando la calderilla que llevaba, ante la presencia de la dueña del bar.
- Pues tráigame el polo, por favor -dijo el niño.
Cuando regresó la tía Nieves con el polo, el niño le entregó una peseta diciéndole:
- Lo que sobra para Ud., de propina.
La tía Nieves, nunca más le metió prisa a ese niño...


EL VENENO DEL CAFÉ.
Informado de antemano por su corte de sabios de la peligrosidad del café, el rey Gustavo III de Suecia quiso comprobar la toxicidad de tan repudiado producto. Para llevar a cabo el experimento ordenó al alcaide mayor que cogiera a dos reos condenados a muerte y se les hiciera tomar todos los días, a uno de ellos café y al otro té. Naturalmente el experimento fue seguido por un nutrido equipo de médicos que debía valorar el resultado de la ingestión continuada de tales brebajes. Como podrán suponer los lectores, el experimento fue un rotundo fracaso...
Primero murieron los médicos, después el rey, muchísimos años después el reo que tomaba té y por último, en plena vejez, murió el que tomaba café.



EL IMPERIO ROMANO Y LA CARRERA ESPACIAL.
El ancho de vía de los ferrocarriles estadounidenses es de 4 pies y 8,5 pulgadas, porque los primeros trenes americanos fueron construidos por los ingleses y ellos utilizaban desde siempre ese ancho. El motivo era simplemente que tranvías y ferrocarriles se hacían en la misma fábrica y los tranvías utilizaban las vías del mismo ancho que los carruajes.
Para que los carruajes no se desarmaran prontamente, debían ajustar su ancho de ruedas a las roderas (surcos) de los caminos a fin de no forzar el deslizamiento del vehículo.
Como es de conocimiento general, los primeros caminos de larga distancia fueron construidos por los romanos y el duro contacto de sus carros de guerra -con ruedas de madera y llantas de acero- fueron quienes crearon, por desgaste sobre el enlosado de las vías romanas, aquellas primeras roderas. Era pues conveniente que también los carros de mercancías y carruajes ajustaran su ancho de rueda a las roderas creadas por los carros de guerra romanos.
Se preguntará el lector qué tiene que ver esto con la carrera espacial pero, ¡si que tiene que ver, sí...! A los dos lados del tanque principal de combustible sólido que utilizan las lanzaderas espaciales verán que hay dos grandes cohetes.
Se llaman SRB y los construye la empresa Thiokol en la fábrica de Utah(EEUU). En un principio los ingenieros de Thiokol los diseñaron con un ancho mayor, pero pronto se percataron de que debían ser enviados por tren y éste atraviesa por túnel las montañas próximas, por lo que hubo de reducir el diámetro de los tanques al ancho de las vías para evitar un posible roce con las paredes del túnel...
Ahí tenemos pues la relación. Los tanques de combustible espacial ¡con diámetro igual al ancho de rueda de los carros romanos...!

EL ÚLTIMO CONDILL


No hay comentarios:

Publicar un comentario