20 de octubre de 2011

0520- COLECTIVIDAD DE WALLIS Y FUTUNA.

Wallis y Futuna, punto diminuto en el centro de la imagen, es una colectividad de ultramar francesa. Se trata de un grupo de tres islas tropicales y volcánicas ubicadas en el Pacífico sur, entre Fiji y Samoa, gobernadas por Francia y tres monarquías locales nativas.
Aunque holandeses e ingleses
llegaron a estas islas con anterioridad (s. XVII y XVIII) los
franceses fueron los primeros en asentarse en el territorio (1.837) al llevar gran número de misioneros que convirtieron al catolicismo a la población local.
Hasta entonces los nativos, totalmente salvajes, manejaban religiones basadas en el terror y eran caníbales, motivo por el cual el misionero francés Pedro Chanel (1803-1841), decidido ganarse su confianza, acabó muriendo de un hachazo en la cabeza en la aldea de Poi (isla Futuna) a manos de los caníbales que, ya parcialmente convertidos, no se lo comieron. Beatificado por Pío XII en 1.954, fue declarado mártir y patrón de Oceanía.

La tercera isla es Alofi, en la parte oriental de Futuna. La cultura del país es típicamente polinesia y la artesanía dirigida al turismo siempre se lleva a cabo por las mujeres. Los collares de conchas, las esculturas y muy especialmente lo que ellos llaman "Tapas", especie de tablas de corteza adornadas de pinturas vegetales.
Como es típico en una región tropical, la vegetación es exhuberante y salpicada de cocoteros, mangos, papayas, pinos y palmeras de varios tipos. La zona se recorre por diferentes senderos que permiten al visitante bañarse en maravillosas cascadas naturales, descubrir ruinas históricas y cráteres convertidos en magníficos lagos de color turquesa.

En 1.842, tras una rebelión de los nativos, los reyes del archipiélago solicitaron la protección de Francia y cuatro décadas después (1.887) la reina de Ouvéa (isla de Wallis) firmó un Tratado estableciendo definitivamente el Protectorado francés. Los reyes de Sigave y Alo (Futuna y Alofí, respectivamente) se unieron a este Tratado en 1.888, por lo que los tres reinos quedaron bajo la autoridad del Imperio Colonial Francés de Nueva Caledonia.
En 1.959 los habitantes votaron por convertirse directamente en Territorio de Ultramar Francés, finalizando con su subordinación a Nueva Caledonia. Aunque forman un único territorio, supeditado a la Constitución francesa de 1.958 y con capital en Mata-Utu, las islas mantienen los formalismos de los tres reinos originales.

El hecho de que tratándose de tres islas (Wallis, Futuna y Alofi) el nombre de la Colectividad solo cite a Wallis y Futuna, es porque Alofi (32 Km2.) está deshabitada desde el siglo XIX cuando, en un solo ataque de los caníbales de Futuna, fue comida toda la población. Al parecer, la fiesta por la victoria duró hasta que se acabaron las viandas. La isla tiene una magnífica bahía, junto a la que se situa Alofitai, única villa de la isla y también junto a ésta, los pequeños asentamientos de Aliutu y Tufukia. Aunque se la considere deshabitada, lo cierto es que en el último censo de 2.005 vivían 14 personas. Está situada a tan solo 2 Km. de la isla de Futuna lo que hace que, aunque sus dueños vivan en la isla de Futuna, existan algunas plantaciones de tabaco y otras cosechas menores. Su punto más alto es el monte Kolofau, de 410 m. El soberano de Alofi vive en Futuna y desde allí dirige y realiza sus funciones sobre la isla. El sur de la isla de Alofi (punta Afaga) es, con 16.252 Km., el punto francés más alejado de París.

A 240 Km. al noroeste de las islas Futuna y Alofi se encuentra la isla principal y más habitada de la Colectividad. Es Wallis (antiguamente llamada Uvea) de 96 Km2. y cerca de 12.000 habitantes, mientras Futuna tiene 64 Km2. y no llega a los 5.000. Al igual que sus hermanas, está rodeada de una docena de pequeños islotes normalmente deshabitados. En el interior de la isla hay gran cantidad de lagos de origen volcánico que constituyen un atractivo turístico de primer orden.
La capital de la isla y del país es Matâutu, de 1.200 habitantes, situada en la costa oriental, donde está el centro administrativo. En ciudad, la Catedral de Notre-Dame-de-l'Assomption, el Palacio del rey de Uvea y varios hoteles y restaurantes. La ciudad y la isla en general, está rodeada de una laguna delimitada por los arrecifes de coral. La exhuberante vegetación de la isla, salpicada de cocoteros y árboles del pan, penetra en la ciudad en una armonía paradisiaca. En las inmediaciones, dos importantes yacimientos arqueológicos enseñan al visitante el pasado de los Talietumu y Tonga Toto.

EL ÚLTIMO CONDILL


2 comentarios:

  1. Por fín puedo leer algo en español referente a Wallis y Futuna. Estas islas me llamaron la atención un día que estaba jugando con el Google Earth. Me gustaría saber más sobre ellas pero la información disponible en español es casi inexistente. La información aquí vertida es el máximo que se puede conseguir en internet (o por lo menos esa es mi experiencia). Tan sólo faltarían cuatro detalles casi sin importancia.
    ¡¡MUCHÍSIMAS GRACIAS POR ESTA INFORMACIÓN!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, siempre a tu disposición. Un abrazo.

      Eliminar