23 de mayo de 2011

0365- PONER LAS COSAS EN SU SITIO.

No es nada extraño, que cada cosa esté en el lugar que le corresponde. Normalmente es lo que ocurre siempre, o más bien lo que debería de ocurrir.
Dada la fecha en la que nos encontramos, está claro que me refiero a las elecciones llevadas a cabo en el día de ayer y de sus resultados. A niveles autonómicos, en absoluta relación con el gobierno del estado, todo normal y nada que decir. Así se esperaba y así ha sucedido. Con la maldita crisis que nos corroe y la deficiente gestión que el PSOE ha hecho de la misma, era de esperar que hasta el más necio viera que con tales políticos no vamos a ninguna parte. Pero ojo, que esto no significa que yo tenga clarísimo que los que vengan detrás hayan de solucionarlo todo en cuatro días. No, la cosa no será tan fácil. Entre otras cosas porque el bache es profundo y aunque se dispusiera de un buen vehículo, salir de un hoyo semejante llevará tiempo y grandes esfuerzos de todo tipo en los que seguramente habremos de colaborar.

A pesar de todo y aparte la simpatía o no que le tengamos al futuro candidato a la Moncloa por parte del PP, tenemos la experiencia de que ese mismo partido ya nos sacó de crisis similar, aunque no tan profunda, en décadas anteriores cuando el partido del PSOE ya nos metió en un berengenal parecido. Este partido, entonces dirigido por un tal González, ya arruinó entonces el país, la Seguridad Social y muchas cosas más. No voy a decir que este partido sea el causante de la crisis que padecemos, pero sí lo es de los parámetros que sobrepasan el impacto medio que se sufre en el resto de Europa por la misma causa. Cuando todos los países en general han acometido el problema y están recogiendo frutos, algo debe estar pasando en España que, lejos de ver soluciones, se hunde cada día más en el barro. Miles de empresas a todos los niveles han cerrado sus puertas y siguen cerrándolas a día de hoy. ¿Es la solución seguir facilitando la expansión de nuestros enemigos comerciales?. Pues yo creo que no.

Todo aquel que te compra tres para venderte ocho, no se puede decir que está ayudándote más que a cavar tu propia tumba. Por lo tanto y aunque esté facilitando la salida de unos excedentes de determinados productos, lo que está sucediendo es que cada día estás más metido en el fango. Eso, que en el mercado global se llaman "intercambios comerciales", carece de interés cuando la balanza no está nivelada. Ocurre algo parecido con la colocación de la deuda. Bien está aceptar la mano tendida de todo aquel que te ayude a afrontar la salida de un callejón que no la tiene, pero cuando esa ayuda es una ayuda interesada en controlar la situación (tu situación) casi es mejor salir del callejón arrastrándote, que hacerlo de la mano de tu enemigo. Yo no sé de políticas ni prácticamente de nada, pero me gusta lo que veo claro y me disgusta lo que me parece oscuro; en este momento veo muchas cosas oscuras. Tengo demasiados años para que venga nadie a decirme que quiere arreglarlo todo sin interés alguno.

La falta de interés, ya de entrada me parece sospechosa. Siempre que alguien dice que no tiene interés particular alguno, pero que sin embargo quiere ayudarte... ¡Hummmmm!.
Ten por seguro que algo quiere y
desde luego no es tu bien y mucho menos el de la sociedad en general. Si tienes ideas o inquietudes políticas, tírate a la piscina. Asegúrate de hacer pie o de que sabes nadar perfectamente y hazlo, pero
no busques ¡jamás! la ayuda de ningún socorrista. El susodicho socorrista no tiene ningún interés en salvar tu vida ni la de nadie, sino simplemente la de medrar y hacerlo sacando su particular
beneficio. En esto de la política, uno de los oficios más "particulares" que existe, nadie va por vocación de servicio a los demás, como en principio debería de ser. Como mínimo, que no es malo, es por
afán de ser el protagonista de la película; salvador de la humanidad que nos protege de las influencias del maligno. Desgraciadamente y demasiadas veces, ser protagonista no es el objetivo de la mayoría de cuantos se presentan a unas elecciones, como tampoco lo es el afán de servicio a la sociedad. La mayor parte no pretende arreglar tu casa, sino la suya.

Sin embargo eso es lo que hay y así debemos tomarlo. ¿Acaso nosotros lo haríamos mejor?. Indudablemente no. Alguien tiene que vigilar el rebaño y por lo tanto, aún debemos agradecer que alguien se preste a hacerlo, aunque sea buscando su beneficio particular .
En el caso de nuestro pueblo (Cabanes) lo de "todo queda en casa" no ha funcionado. A todos sin excepción se les ha visto el plumero.
Los pequeños partidos han perdido la oportunidad de sentarse en los mullidos sillones del consistorio, especialmente "el Bloc" que, en un suceso sin precedentes, solo ha obtenido los 11 votos de sus candidatos. No ha hecho mucho más EU que creo no ha superado los 50 votos. El PSOE, partido emblemático y fuerza viva en la España democrática, ha visto mermadas sus posibilidades al perder gran cantidad de votantes y empatarle una candidatura de "jóvenes promesas" que, a excepción del "pastor", no parecen demasiado entendidos en política. De momento, para empezar, no han tenido agallas para nacer y ha hecho falta la asistencia de un ginecólogo. Veremos qué ocurre cuando, después del bautismo, tomen la primera comunión...

Solo Dios sabe que hubiera sucedido si nadie les hubiera "asesorado". Hartos como están más de cuatro, de que siempre estén en todas partes los mismos, no me hubiera extrañado que, al igual que ha sucedido en algunos pueblos de la comarca, hubieran ganado la alcaldía o al menos un par de concejales más. Los asesores... ¡no siempre asesoran para bien!.

EL ÚLTIMO CONDILLNOTA.- Naturalmente esto no es nada personal, por lo tanto un saludo a "Carmen de Mairena".

No hay comentarios:

Publicar un comentario