18 de mayo de 2011

0361- TODO QUEDA EN CASA.

¡Quien lo ha visto y quien lo ve!
Me refiero a algunos partidos y a sus representantes más directos; antiguos alcaldes y concejales o solamente afiliados que tantas veces, en épocas pasadas, iban arriba y abajo comiéndose el mundo y a todos aquellos que no comulgaban con sus ruedas de molino. Como es natural en las grandes ciudades, justamente por el gran número de habitantes que reúnen, hay de todo y para todos los gustos, pero en los pequeños pueblos y alguno no tan pequeño, no ha sido siempre fácil completar candidatura para este año 2.011. Viendo que estas corrientes políticas son incapaces de gestionar los momentos económicos críticos como el presente, por mucho que le pese, el votante no tiene más remedio que buscar un cambio hacia adelante y buscar la solución que, aunque difícil, indefectiblemente tienen que lograr otros más capaces. De todas formas al final el que pone la pasta es el que mejor sabe defenderla. Sin embargo que nadie se equivoque, el problema es grande y muy especialmente por el agujero creado por el gobierno en el poder, por lo tanto grandes y duras tendrán que ser las soluciones.

Que yo sepa, milagros no hace nadie. El problema es económico y "la multiplicación de los panes y los peces" no es con mítines ni con manifestaciones, sino con trabajo y gobierno adecuado. Un gobernante colapsado y falto de ideas, no es el más indicado para salir de este "socavón" en el que estamos inmersos.
Yo, pido perdón a quienes no les agrade mi opinión, pero es la mía y en un país democrático todos tenemos derecho a expresarnos. Me consta que no todos son de esa opinión, pero los antidemocráticos no merecen mi respeto. Yo lo siento mucho por esas personas que sí son respetuosos con las opiniones de los demás y que están afectadas por este "dolor político" que están atravesando sus partidos, pero no puedo evitar sonreír cuando, para conseguir acabar con el desempleo, se reúnen el gobierno y los sindicatos. Me pregunto... ¿acaso son ellos los que van a crear una empresa que dé trabajo a todo el mundo?. No amigos, no. Que nadie se engañe. Las empresas tendrán que crearlas esos empresarios a los que algunos afiliados políticos vilipendian como si de malhechores se tratara, olvidando que el 95% de ellas son miserables autónomos, muchas veces con beneficios inferiores a los de un simple asalariado y que muchas veces no hacen otra cosa más que intentar sobrevivir.

Todos aquellos que no quieren ser servidores de nadie, en lugar de salir a la calle a protestar, que se hagan autónomos. Yo que, aunque pobre también, he sido incapaz de trabajar nunca para nadie, me hice autónomo. Es así de fácil. Si tienes dinero lo inviertes y si no lo tienes lo pides al banco. Cuando empecé, yo no lo tenía y lo pedí al banco al 19% anual, TAE 21%. Cuarenta años después y aunque los intereses hayan bajado un montón, aún no he saldado mis deudas con el susodicho banco... Naturalmente, todo esto es hablar por hablar. Estamos en un país democrático y cada cual hace lo que considera oportuno. Yo, para mojarme un poquito más y aunque sé que es una utopía, diré que una de las soluciones sería que el trabajo estuviera garantizado por Ley. El trabajo nunca se acaba. Siempre hay algo que hacer. Por lo tanto cuando, como en este momento, falta la demanda empresarial, obligatoriamente el Estado debería ofrecer trabajo y sueldo a quien lo demandase. Se ha demostrado que el dinero, que es lo más importante, lo tiene o lo puede conseguir; encontrar trabajo es justamente la parte más fácil. España estaría más limpia y probablemente el desembolso mensual sería menor que el actual.

Finalmente voy a referirme nuevamente a lo señalado al inicio de esta entrada y muy especialmente al título de la misma. Con eso de que "todo queda en casa" me refiero a que el descalabro político es de tal magnitud que, en muchos pueblos, algunos partidos prácticamente no podían encontrar candidatos a sus Listas Municipales y sus "cabezas visibles" se han visto obligados (pienso yo) a colocar a toda la familia para poder completarlas. No me río por ello, puesto que pienso que esto no tiene nada que ver con la camorra italiana, sino que obedece a la falta de voluntarios que accedan a tal responsabilidad. Sin embargo es tan significativo y chocante ver en una misma lista a padres, hijos/as, yernos/nueras y hasta algún nieto, que uno no puede por menos que sonreír. Por eso la frase de, ¡quién lo ha visto y quien lo ve...!

EL ÚLTIMO CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario