22 de febrero de 2011

0280- LA GUERRA TV3 - CANAL-9.

Antes de nada, quiero decir a los catalanes que el día 19 de Marzo de 2.010 el gobierno catalán cerró la señal de CANAL-9 en Cataluña.
Después de más de 30 años de Democracia, me parece una disputa infantil (que no lo es) lo que ocurre entre las televisiones autonómicas catalana y valenciana. Claro que las televisiones no tienen culpa alguna y tampoco quienes en ellas trabajan, aunque sí quienes las dirigen. La culpa de tanta imbecilidad la tienen los gobernantes, que de alguna forma tienen que justificar el sueldo que cobran y lo hacen enviando "señales de humo" a quienes no comulgan con sus ruedas de molino. ¿Por qué no dejan a un lado sus diferencias y trabajan por y para el pueblo?
La gente normal, que estamos hasta más arriba del moño de los sinvergüenzas de turno, queremos libertad y, en este caso, pedimos que ambas cadenas se vean en las dos comunidades. ¿Qué miedo tiene Catalunya de que en su comunidad se vea el canal valenciano? No creo yo que a estas alturas de la vida vayamos a socavar las ideas de los catalanes como, sin duda, tampoco ellos socavan las nuestras.

La propia directora de TV3 dijo ya en 2.008 que nada se perdería con eliminar la emisión de la cadena valenciana porque -según dijo- "No vale la pena realizar este esfuerzo". El canal catalán TV3 se ve en la Comunidad Valenciana desde hace 28 años, sin que a nadie le haya molestado jamás. Más bien al contrario, son muchos los valencianos que hemos seguido algunos de sus programas con gran interés. El problema, como siempre, son los políticos de turno que no tienen cosas mejores a las que dedicar su tiempo que al oscurantismo dictatorial.
Cuando el canal valenciano C-9 ha estado en disposición de llegar a los hogares catalanes todo han sido barreras e inconvenientes. Por fin, según el acuerdo de reciprocidad firmado en 2.008, ambos canales se veían perfectamente en ambas comunidades. ¿Donde está el problema? Pues bien, al parecer, el problema está en que el portavoz de la Consellería de Cultura y Medios de Comunicación del gobierno de Montilla aprovechó el cierre de unos repetidores ilegales ubicados en la Comunidad Valenciana, para eliminar la emisión de un canal que políticamente no les favorecía, acusando al gobierno valenciano como culpable de la ruptura del pacto.

Como tarta de felicitación al pueblo valenciano, con motivo de la fiesta de Las Fallas de 2.010, el gobierno catalán llevó a cabo el cierre de la emisión de CANAL-9. Hoy, casi un año después, el Gobierno de la Comunidad Valenciana ha hecho lo propio y cierra la emisión de todos los canales catalanes.
Yo, en mi ignorancia, me pregunto... ¿Qué se gana y quien gana con estas guerras de niñatos malcriados? Porque, desde mi punto de vista, yo no veo más que un montón de ciudadanos fastidiados que, con todo su derecho, despotricamos contra esta clase de actuaciones dictatoriales, sean del bando que sean.
Parece ser que algunos no se enteran, o no quieren enterarse, de que estamos en tiempos de libertades. Personalmente creo que el invento de las autonomías solo está al servicio de aquellos políticos mediocres que veían muy limitado su acceso al gobierno central. Con las autonomías han visto aumentadas sobremanera sus posibilidades de acceso al pastel. Pero, ¿qué hemos ganado nosotros, la gente de a pie, salvo multiplicar los gandules por diecisiete? Más Ceuta y Melilla, claro está...
Que los payasos trabajen en el circo y que los muñecos caricaturescos se quemen en las fallas, los demás al trabajo... ¡que hay mucho que hacer y nadie lo hará por nosotros!

CONDILL

No hay comentarios:

Publicar un comentario