28 de septiembre de 2009

0006- LAS SETAS - Els bolets.

¡Que grande es el mundo de las setas, para los que tenemos esta afición! Y, por lo que se ve, al menos en España no es ésta una afición de cuatro chalados porque, en algunas partes del bosque, casi nos rozamos con los codos unos a otros; lo que quiere decir que no somos cuatro, si no cuatro millones y seguramente me quedo corto.
En lo que respecta a las setas... ¡Que diversidad! ¡Que explosión de colores! Y en lo concerniente a quienes las buscamos... ¡Que compañerismo si alguien tiene un problema...! Aunque también hay que decir que, naturalmente, la competitividad... ¡a tope! Si alguien te pregunta, informar ¡Siempre! Pero, la verdad... ¡Solo si te preguntan sobre la toxicidad de un ejemplar, ó hacia donde está el camino de salida!... (Es broma)

Mi mujer y yo hemos hecho de la búsqueda de las setas una fiesta, puesto que, si recoger esas maravillas de la naturaleza ya es un disfrute extraordinario, invariablemente, la recogida finaliza con una excelente comida en cualquier restaurante próximo a la zona de recolección, que es la guinda de la jornada.
El día de la foto -todo hay que decirlo- éramos cinco, aunque se recogieron 45 kilos en menos de dos horas. Yo jamás había visto tantos rovellones ni tan grandes como ese día.
Nuestros padres, grandes aficionados, quizás porque llovía más que ahora y no les era de necesidad, nunca se alejaron de nuestro término municipal (Cabanes) ni adquirieron conocimiento de otras variedades comestibles, que no fueran el típico rovellón, la morena, la camiseca y poco más.
A las pocas clases de setas comestibles que nuestros padres recolectaban (para ellos el resto eran desconocidas y por lo tanto venenosas) mi mujer y yo, hemos ido sumando a lo largo de los años más de 30 especies diferentes, todas ellas comestibles, algunas de ellas de excelente calidad y todas recolectables en nuestra provincia (Castellón) aunque hay que decir que por cantidad de kilos y variedades y por la comodidad en la búsqueda, puesto que allí no hay matorral, nos merece la pena desplazarnos un poco más al norte (provincia de Teruel) que, para nosotros, no está tan lejos.

Cuando nuestros conocimientos eran más escasos que ahora y la recogida se limitaba a nuestro término municipal y adyacentes, debido a las frecuentes sequías, tras una mañana de búsqueda era bastante habitual llegar a casa con apenas un plato de rovellones.
De todas formas, aunque ya desde muy jóvenes conocíamos zonas de diferentes pueblos del norte de la provincia de Castellón y sur de la de Teruel, también allí hay años de sequía y había que "ponerse las pilas" en la ampliación del conocimiento sobre variedades comestibles, por lo que nos pusimos manos a la obra comprando libros sobre el tema y contrastando posteriormente, con otros buscadores y lugareños, los conocimientos adquiridos.
¡Hay tantas variedades mejores que el rovellón...! Claro que el asunto era complicado y peligroso, por el extraordinario parecido de algunas especies (unas excelentes y otras tremendamente tóxicas) que, cuando las conoces suficientemente, ya no son tan parecidas. Aunque es de gran ayuda, un libro de especies no es nada, salvo que después (sobre el terreno, con las setas a la vista y acompañado de un entendido en la materia) se puedan confirmar de forma feaciente sus características y comestibilidad.

Desde hace menos de una década, que nos empeñamos en ampliar nuestro conocimiento sobre las distintas variedades de setas comestibles, no ha habido año en que no hayamos añadido a nuestra lista alguna especie nueva.
Al conocimiento de estas especies de calidad excelente, se suman algunas que, no siendo venenosas, tienen un escaso valor gastronómico y que solo admiten su recolección cuando no hay otra cosa mejor; después están las que tienen alguna toxicidad y tras éstas las totalmente venenosas.
Es importante conocer el máximo posible de especies y sobre todo, las tóxicas. Con este conocimiento "garantizamos" el llenado de la cesta y evitamos sustos innecesarios.

No vamos a hablar de cosas raras como la de la foto adjunta pero, sintetizando al máximo, cabe decir que en nuestra zona de recolección, entre otras, tenemos como comestibles las variedades...
- CEP - Boletus Edulis
- BOLET DE PI - Boletus Pinícola
- BARBUDA - Coprino
- XAMPINYÓ SILVESTRE - Agáricus
- MORENA - Agáricus negro
- BABÓS BLANC - Agáricus blanco
- CAMAGROC - Cantharella
- PEU BLAU - Lepista nuda
- MARÇENC - Higrópurus
- ROVELLÓ DE PI BLANC ó ESCLATASSANG -Lactario
- ROVELLÓ DE PI NEGRE ó NÍSCAL - Lactario deliciosus
- LLANEGA - Higróporus Latitabundus
- APAGALLUMS - Macrolepiota
- CAMISECA - Lepiota pequeña
- SETA DE CARD - Pleurotus
- SETA DE XOP - Agocybe Aegerita
- FREDOLIC GRAN - Tricholoma
- NEGRILLA - Tricholoma terreum
- LLENGUA DE VACA - Hydnum repandum
- SENDERUELA - Marasmius
- BOLET ANELLAT ó DE CALCETA- Suillus granulatus
- PEU DE PERDIU - Chroogomphus rutilus
Y algunas variedades más que, repito, garantizan no solo el llenado de la cesta, si no la degustación de ejemplares de calidad reconocida por todos los entendidos y que, aún hoy, la inmensa mayoría de buscadores dejan en el bosque creyendo que son tóxicos. La mayor parte de las variedades citadas y otras que dejo en el tintero, están calificadas como de calidad excelente y las tenemos a nuestra disposición en las proximidades. No hay pues ninguna razón para no disfrutar de una mañana campestre de domingo, de sano y pausado ejercicio y que puede disfrutarse conjuntamente con toda la familia. ¿Alguien da más... por menos?

De todas formas hay que decir que, lamentablemente, por estas zonas descritas el asunto se está complicando; no ya por el hecho de cobrar por la búsqueda, que es una cosa que ya empezamos a aceptar... ¡qué remedio! si no porque últimamente se aprecia un cierto rechazo a la presencia de buscadores, por parte de los lugareños y eso, aunque es probable que pueda haber algún pequeño vandalismo, no es aceptable, ya que las actitudes deberían ser justamente las contrarias. Cerrarse solo conduce a enfrentamientos y situaciones desagradables. Si quieren que su pueblo prospere, al foráneo hay que recibirlo con los brazos abiertos, no con malas caras. Éste, por mucho que pretenda no gastar, siempre deja algo... El bar, la panadería, la carnicería..., ¡e incluso patatas y rovellones!, porque todos no llenan la cesta y todos quieren volver a su casa con ésta llena.
La gente costera, lo tenemos más claro. Aquí también viene de todo, buenos y malos, unos que gastan y otros que van por las fincas cargando lo que se tercie. Y, aún así, ¡a nadie se le cobra por bañarse en la playa! Aquí solo hay llamadas (publicidad) para intentar que cada día vengan más. Un punto de vista bastante diferente... ¿verdad?

EL ÚLTIMO CONDILL

17 de septiembre de 2009

0005- CABANES... ¡Un gran pueblo!

Cuando se dice que éste o aquél es un gran pueblo, nunca nos referimos a su tamaño, si no a las excelencias que dentro del mismo se encuentran y, especialmente, a la grandeza de sus gentes; siendo justamente en esto, aunque también en lo demás, que podemos presumir de la grandeza de Cabanes.
En Cabanes como en cualquier pueblo hay buenos y malos pero, en honor a la verdad, hay que decir que los malos son pocos, casi inexistentes, pero muy malos. Los buenos sin embargo son muchos, prácticamente todos, y muy buenos además. Gente leal, siempre dispuesta a hacer un favor sin pedir nada a cambio, incluso deseando hacer más de lo que se le pide. Amiga de sus amigos y siempre capaz de perdonar a sus enemigos, a poco que éstos últimos hagan por llegar a este fin. Gente buena, en suma.

Por otra parte, está lo material.
Independiente de las ideas políticas y la opinión que, como alcalde y como persona, nos merezca la primera autoridad municipal, creo sinceramente que tuvo una idea excelente al proclamar a los cuatro vientos, fuera o no de su cosecha, que "Cabanes ho te tot". No me dirán que no es un slogan estupendo y del que muy pocos pueblos pueden presumir...
-Tenemos el Barranc de les Santes, maravilloso enclave para la ermita de nuestra Patrona y disfrute para todos cuantos quieran recorrer sus kilómetros de sendas, enclavadas siempre en maravillosos paisajes o comerse una estupenda paella bajo la sombra de los imponentes plataneros que hay en la replaza, frente a la pequeña y coqueta iglesia y junto a sus fuentes.
- Imponentes montañas en el Barranc Negre, Barranc de Miravet, Les Agulles, el Bartolo, Ferradura, Sernavives, etc. que invitan a subir a sus cumbres, en las diferentes modalidades que actualmente se practican. A sus piés, antiguas minas abandonadas de plomo, hierro, mármol negro, etc. y, como no, fuentes de agua cristalina en las que calmar la sed y refrescarse.
- Ruinas de los castillos de Miravet y Albalat, así como un monumento romano del máximo interés y buena conservación, que es l'Arc Romá, envidia de todos los pueblos vecinos.
Eso sin contar el antiguo palacio en el que está instalado el Ayuntamiento y algunas casas de su entorno, amén de otras situadas en las proximidades. Restos de Puertas y Torres defensivas en el casco antiguo, como el Portal de Sichar, Torre anexa al antiguo Forn de Etiene o la que ocupa la casa de la calle San Mateo, esquina San José, lamentablemente elevada en su día con ladrillo. A lo anterior debe sumarse el importante patrimonio que constituyen las muchas Torres de vigilancia, repartidas por el litoral, en la zona de La Ribera.

- Iglesias... varias, puesto que, aunque la principal es la dedicada a San Juan Bautista, en el casco antiguo de la localidad (una de las más grandes de nuestra comarca) no debemos olvidarnos de la del Cristo del Calvario, ni de la de la Asunción, situada en el Empalme, así como la de la Venta de San Antonio y Albalat, eso sin contar la ermita de Les Santes y que acoge a nuestra Patrona a lo largo del año.
- Varios emplazamientos de antiguos poblados que se remontan a época de los íberos (Sufera, Gaidó y Mortorum)
- Uno de los humedales mas importantes de Europa, en el llamado Prat de Cabanes, y su Centro de Investigaciónes Marinas, dentro de un Paraje Natural de primer orden.
- Extensa zona litoral cálida y de regadío.
- Playas vírgenes (Cuartel Vell) y otras con todos los servicios. (Torre la Sal)
- Dos climas fuertemente diferenciados: Al Este la zona litoral, de excelentes cualidades agrarias y clima suave, que permite el cultivo de cualquier fruta u hortaliza, con gran profusión de manantiales subterráneos que hacen posible su cómoda irrigación. Al Oeste, en el altiplano, ya con un clima mas duro y con escasas posibilidades de regadío, una buena cantidad de hectáreas más o menos llanas, todas ellas perfectamente aprovechables para cualquier cultivo de secano, como son las viñas, almendros, olivos, etc.

- Y en comunicaciones... la Nacional-340, Autovía A-7, Autovía CV-10, Estación de tren y ahora, a tan solo 5 km., el Aeropuerto de Castellón, con perspectivas (a más largo plazo) de que pueda llegar el AVE y hasta se habla de una posible extensión comarcal que lo lleve al aeropuerto y zonas interiores provinciales, a través de nuestro término municipal. ¿Alguien había soñado alguna vez (hace apenas unos años atrás) que pudiéramos ver pasar junto a las paredes de nuestro pueblo una Autovía y que a dos minutos de coche tuviéramos un Aeropuerto?.
- Otro capítulo importante para la localidad es su Polígono Industrial y las importantes fábricas que acoge; así mismo las varias decenas de naves que ofrecen servicios de toda índole o distribución de los más variados artículos. ¿Se puede pedir más?
Claro que sí, por pedir que no quede pero, de momento, pediremos lo típico: ¡Salud! Aunque... pensándolo bién, también podríamos pedir que finalicen la Ctra. Cabanes-Oropesa. Quien corresponda sabe perfectamente que es una obra necesaria y de bien común para toda la comarca, por lo tanto que la finalicen. Por donde sea..., ¡pero que la finalicen!

En cuanto al bienestar general... ¡naturalmente que podríamos estar mejor!. Todo es mejorable, pero muchos pueblos de España y del mundo, los más, están peor que nosotros. De todas formas, si queremos seguir progresando tenemos que ser ambiciosos sí, pero con los pies en la tierra. No podemos pedir peras al olmo, ni esperar que nadie haga las cosas por nosotros. Para mejorar hemos de luchar... y cuando estemos deprimidos y nos veamos impotentes frente a las adversidades, seguir luchando. Por otra parte, cuando el esfuerzo y la lucha nos agoten y desanimen, a modo de recuperación y relax, conectemos el televisor y situemos el dial en los documentales que nos muestran el mundo en toda su diversidad. Ya sé que algunos paises (poco más de un 10%) están más adelantados y pueden darnos un atisbo de envidia, pero el 90% restante viven peor. Aún así, si la envidia por el bienestar de esa minoría se presenta en nuestra mente, pensemos... Son más ricos, sí pero... ¿viven mejor que nosotros? Probablemente no, aunque esa misma pregunta también puede hacérsela ese 90% que tiene una economía peor que la nuestra...
Todo es relativo, hay "pobres con dinero" y ricos sin él, lo cual nos lleva a la conclusión que la riqueza está en el equilibrio y la psicología, es decir: ¡en el interior de cada cual!

EL ÚLTIMO CONDILL

16 de septiembre de 2009

0004- EL CONFESIONARIO

En cura está repasando su breviario cuando de pronto...
- Ave María Purísima...
- Sin pecado concebida.
- Padre... decirle en primer lugar que, en los más de sesenta años que tengo cumplidos, esta es la primera vez que me confieso..., informáticamente hablando, claro.
- ¡Ay, Ay, Ay! -responde el mossén moviendo significadamente la mano, en señal de reproche y como dando a entender que uno merece un par de cachetes , o incluso un tirón de orejas.
- Padre... ¡Me acuso de ser autónomo!
- Pero...! ¿Qué burla es ésta?
- Perdone padre... Quiero decir, que me acuso de haber sido toda mi vida autosuficiente; de no haber necesitado nunca a los demás, fomentando con esta actitud la indiferencia, tanto a nivel de amigos, como de vecinos e incluso familiares.
Y debo añadir, que no ha sido una actitud pasota por mi parte, si no premeditada. Forma parte de mi carácter el ser independiente, aún a conciencia de que esa libertad, para mí tan importante, lleva al aislamiento. ¡Todo no se puede tener en la vida! Tengo claro que no necesitar de los demás es aislarse y supongo que... vivir aislado no puede ser sinónimo de felicidad.

El mossén está un poco perplejo y aturdido por la primera andanada recibida. Duda unos instantes y al final replica:
- Pues sí hijo, sí... Cada vez nos cerramos más en nosotros mismos y ese no es el camino! Aunque debo decirte, para tu tranquilidad, que en este mundo nadie es feliz y tampoco esos que tienen una vida social más activa y que tú crees que lo son. ¿Quién se escapa de que le critiquen cuando se vuelve de espaldas?
Unos años atrás, las aspiraciones eran más sencillas y fáciles de conseguir, era una vida más relajada y casi todos íbamos en el mismo barco. Han quedado en el olvido algunos gestos amables, que antes eran habituales... la carrera es tan dura que no hay tiempo que perder. Esa felicidad que tanto anhelamos, es difícil de encontrar en la relación con los demás, debido al momento tan competitivo en el que se encuentra inmersa la sociedad, en una lucha contínua por acceder a metas antes impensables.

- Pero... ¿qué dice, padre? Los tiempos de los eremitas han pasado hace mucho... ¿Me está Ud. insinuando, que la felicidad hay que buscarla justamente en la soledad?
- No es eso, hijo... ¡no es eso! Lo que trato de explicarte es que, aunque una buena dosis de felicidad pueda encontrarse en la relación con los demás, no tiene el porque ser el único camino. Lo primordial es la buena conciencia... creer firmemente que uno ha hecho lo que creía justo, independientemente del resultado. También se encuentra en la libertad de soñar y la posibilidad de convertir nuestros sueños en realidad. Y, naturalmente, en el amor; amar y ser amado es fundamental. La suma de todo ello y sobre todo una buena salud (sin salud no hay nada) son los ingredientes necesarios para acercarnos a esa llamada felicidad.
- Yo padre, no es que sea un ogro. Si me apura, le diré incluso que creo ser buena persona puesto que jamás he hecho, conscientemente, mal a nadie. Le diré también que mi trato con los demás es (intenta ser) cordial, pero un fondo de timidez me impide una relación fluída, solo posible cuando estoy con personas de mi entorno más cercano, con las que tengo una mayor confianza... y, algunas veces, ni eso.

- Ejem... ¡tranquilo hijo, tranquilo...! (El feligrés no para de apretar el tornillo y el mossén no sabe cómo salir del atolladero)
- Tú problema es más general de lo que crees, hijo. La falta de confianza en uno mismo, está presente en la inmensa mayoría de las personas, lo que ocurre es que todo el mundo intenta disimularla y que pase lo más desapercibida posible. Son muy pocos los que tienen la valentía de reconocerlo!... pero, como te digo, es un problema muy generalizado.
A modo de defensa, todo el mundo intenta ocultar la baja autoestima, algunos con reacciones claramente agresivas; otros, especialmente los jóvenes (aunque también algunos adultos) intentan vencer la timidez a través del alcohol e incluso con drogas... ¡lo cual agrava todavía más el problema, puesto que la solución es efímera, cara y contraria a su salud!
- Yo padre ni siquiera fumo, y beber... una cerveza de uvas a peras y poco más. ¡Quizás un carajillito a medio día, después de comer!
Creo sinceramente... (sigo a mi bola) que los demás no me ven como yo quisiera, porque yo tampoco me veo así. Soy incapaz de proyectar una imagen en la que no creo. Para ser simpático, uno tiene que ser el primero en verse así o, al menos, ser capaz de representar la comedia...
- Lo entiendo hijo, lo entiendo. Pero tranquilo, no será para tanto... - responde el mosen, viendo que el temporal no amaina.

- En fin, padre... ¡me acusaría de tantas cosas! Por ejemplo:
De tener la puerta de mi casa cerrada con llave y no con la persiana como único muro que me separe de los demás, lo que impide el trato amable que había antaño con el vecindario.
De haber instalado en casa el aire acondicionado, el TDT, el Plus y un ordenador con Router Wi-fi conectado a Internet las veinticuatro horas.
De no compartir con los vecinos la primera sandía, como antes era habitual.
De molestarme los gritos y petardos a deshora, tras una fiesta ajena.
De no contarles mis penas a los demás, pensando que solo servirá para que se rian de mí...
- ¿Qué más, hijo?...qué más? -dice el mossén aparentando un interés que seguramente no tiene.
- Todo lo que le acabo de decir, padre, te aísla. Además... vas por la calle y te da la impresión que todos (excepto uno mismo) pisan seguro; todos parecen saber hacia donde van; dónde está el bien y el mal de las cosas; la verdad y la mentira en cada una de las encrucijadas en que la vida nos pone cada día. A mí, padre, siempre me asalta la duda...

A pesar de todas las comodidades que la vida (y mi duro trabajo) me han proporcionado, me da la impresión de que mi vida es un rotundo fracaso, aunque tampoco veo la luz en el espejo de los demás... ¡son tántas las piedras que el camino tiene!
Los viejos de todos los tiempos, siempre han dicho que éste es un mundo de penas, por lo que habrá que pensar que la felicidad (siempre efímera) es tan solo el pequeño instante en que uno pueda evadirse de todo y de todos.
El mossén está ya cansado de tanta monserga, harto de escuchar cada día las mismas dudas y las mismas preguntas de todos sus feligreses, para las que no tiene respuesta. A él le resultaría mas apetecible y entretenido que le contasen aventuras extraconyugales, e incluso alguna insinuación... ¿Habrán pasado a la historia esas cosas, o es que ya no se le cuentan a un cura? Porque, la verdad... (piensa el mossén) si empiezan a fallar las salsas, ¿para que me habré hecho yo cocinero de esta parroquia?.

Aburrido hasta la extenuación estalla:
- Tu hijo, no necesitas un confesor... ¡Tú necesitas un psiquiatra!
El feligrés reconoce que se ha excedido y, a su manera, pide clemencia y comprensión.
- En fin, padre... creo que ya le he dado bastante el coñazo, perdón... quiero decir la lata. Bueno, que ya me extendido demasiado. Mmm... ¿cúal es la penitencia que me impone?
- Penitencia...? Tu ya tienes bastante con lo que llevas encima, ¡no necesitas mayor penitencia!
Ego te absolvo pecatis tuis, en nómine Patri, et Fili, et Spíritu Sancti, amén.
- Ve con Dios hijo mío..., ve con Dios.
- Que El nos proteja a todos, padre...

EL ÚLTIMO CONDILL


(Seguramente la línea de latín estará mal escrita, ¡ porque yo de latín...! pero, bueno.)

2 de septiembre de 2009

0003- EL FINAL DE LA CRISIS

Ante la incertidumbre actual todos nos hacemos la misma pregunta, que son cuatro en realidad: ¿Quién es el culpable de la crisis, por qué se ha producido y cual será su alcance y duración?. La respuesta no es fácil porque aunque con seguridad de no equivocarnos podamos decir que los culpables son los Políticos y los Bancos, lo cierto es que culpables somos todos. Lo somos porque la ambición y el deseo de mejorar es innato de la condición humana y por consiguiente, cuando vislumbramos una posible mejora, nos vamos hacia ella como mosquito hacia la luz; muchas veces sin pensar suficientemente el riesgo y el precio que sin duda habremos de pagar si nos acercamos demasiado. ¿A quien no le gustaría un coche mejor, una casa más grande y mejor situada, un apartamento en la playa ó incluso una villa en primera línea de costa?
La ambición la tenemos todos aunque, obligatoriamente, ésta se frena cuando no se vislumbra un mínimo de posibilidades de convertirla en realidad.

Seguramente serían los últimos billetes de 5 pesetas (0,03 €) que se fabricarían, no lo sé, pero los que ya peinamos canas fuimos enseñados por nuestros mayores a ..."gastar la peseta cuando tuviéramos el duro..."; sin embargo esas enseñanzas quedaron atrás y estos últimos años se ha gastado el "duro" al tener la primera peseta, e incluso sin tenerla. No obstante, el culpable de esta locura consumista no es del comprador sin medios, si no de quienes nos incitaron a creer que ello era posible.
En todos los medios de comunicación, políticos y banqueros nos bombardearon cada día con discursos y ofertas, invitándonos a participar de aquel "idílico paraíso" que, según ellos, era posible para todos. Hoy comprobamos que todo fué un sueño y que la buena vida siempre fué para unos pocos y lamentablemente sigue y seguirá siendo así.

El sentido común nos dice que el bienestar general es solo una utopía; alguien tiene que criar los cerdos, metido en la mierda durante meses, para que otro se encuentre la carnicería llena de chuletas.
Es mucha la información disponible y nuestros jóvenes no son tontos por lo que conocen perfectamente el trayecto por el que pasa cada uno de los artículos que consume; sin embargo estos últimos años, los primeros de su vida, la inmensa mayoría solo han conocido el producto final... ¿Querrán meterse en la mierda?. En cuanto a la duración de la crisis... ésta se prolongará hasta que gobernantes y gobernados nos mentalicemos de que nadie va a solucionarlo por nosotros. De todas formas tendrán que ser los dirigentes quienes pongan los medios necesarios para que la solución sea posible.

Nunca faltaron, ni faltan, empresarios emprendedores que creen empresas en las que siempre serán necesarios esos obreros actualmente parados. Pero para ello antes hay que crear condiciones favorables que hagan esos negocios viables y eso, en un mundo tan globalizado como el actual, ya no es el empresario quien lo controla, si no los políticos.
Por todo lo anterior, aunque la crisis llegó a todos los paises de forma casi simultánea no ocurrirá lo mismo con su finalización, ya que los gobiernos lucharán individualmente por quitársela de encima lo mas pronto posible. Como siempre, serán los mejor preparados (y gobernados) quienes se liberen antes de esa lacra. El por qué de la crisis y sus efectos es global porque globales han sido los préstamos que los bancos, en un afán de lucro desmesurado, dieron a diestro y siniestro sin valorar debidamente la capacidad de cumplimiento de los tomadores.

Tras ellos están los políticos que, conocedores del riesgo, lo permitieron. Lo lamentable es que la desidia de unos y otros tengamos que pagarla los demás. También aquellos que han cumplido siempre sus obligaciones, personales y bancarias puesto que, en este momento, es impensable conseguir un crédito ni tan siquiera con excelente historial y sobrados avales. Con estas actitudes, ¿finalizará rápidamente la crisis?. Yo creo que no. La famosa globalización está pensada por y para los grandes pero, como la inmobiliaria, es una burbuja que también les está estallando en las manos. La idea era buena... ¡controlarlo todo! Pero el exceso de ambición tiene sus peligros.

La juventud actual está cada día mejor preparada y por lo tanto menos dispuesta a ser el "burro de carga" de los listos de turno. A mayores conocimientos de la ciudadanía, mayor dificultad para implantar lo de que el trabajo sea para unos y el beneficio para otros. Naturalmente, quien pilota el barco siempre intenta llevarlo en la dirección que le conviene, pero aquello de obedecer y callar será cada día más difícil y la única solución viable, a largo plazo, será el equilibrio.
Si la crisis actual ha de servir para algo positivo, tiene que ser para que empresarios y trabajadores nos demos cuenta de que solo el equilibrio puede llevar a la sociedad hacia metas de bienestar y armonía más o menos permanentes. Pretender volver a fórmulas anteriores de... ¡aquí mando yo! solo puede traer pobreza ya que, como se ha dicho anteriormente, para crear la riqueza que todos anhelamos es imprescindible que la juventud se implique en la lucha y esa juventud, la mejor preparada de la historia de la humanidad, solo aceptará incentivos, no imposiciones.

EL ÚLTIMO CONDILL